España, primer país europeo en firmar el PIDESC

8

Tal como ya sucede desde hace décadas con los derechos civiles y políticos, el PIDESC (Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales), es un nuevo mecanismo de la ONU que permitirá a las personas acudir en busca de justicia a las Naciones Unidas en el caso de vulneración del derecho a una vivienda adecuada, la alimentación, el agua, la salud, la educación y otros derechos económicos, sociales y culturales. España, un año después de que el protocolo se abriese a la firma y ratificación de los Estados, ha sido el primer país europeo en convertirse en Estado Parte de dicho nuevo mecanismo.

Era importante y con este protocolo se ha conseguido, corregir el desequilibrio que existía desde hace mucho tiempo en la protección de los diferentes derechos humanos que margina a los derechos económicos, sociales y culturales, considerándolos menos fundamentales que otros y por lo tanto menos justiciables, lo que contribuirá a desarrollar el contenido de estos y las correspondientes obligaciones de los estados, así como a guiar a los tribunales nacionales e instituciones de derechos humanos.

En un momento de graves retrocesos de derechos sociales en España, como el derecho a un trabajo adecuado, a una educación, a una sanidad pública de calidad y a una vivienda digna, es un signo de valentía, o supina estupidez, la firma por parte de nuestro país del protocolo. Quiero pensar que nuestros políticos creen de verdad en lo pasajero de la situación y cifran toda su confianza en sus medidas para salir del bache. De lo contrario, se le podría acumular las denuncias al gobierno de España por desatender y no proteger nuestros derechos más fundamentales. También podemos pensar, que consideren que como otros grandes derechos en otros países, estos puedan ser pisoteados por los estados, no importa se haya o no firmado un protocolo que los proteja. Ahora habrá que esperar a que el gobierno español lleve a cabo su compromiso, garantizando que los mecanismos nacionales, como los tribunales y la institución nacional de defensa de los derechos humanos, puedan hacer cumplir estos derechos.

En su primer artículo el PIDESC dice algo de lo que tal vez más adelante nos acordemos:

Artículo 1

1. Todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación. En virtud de este derecho establecen libremente su condición política y proveen asimismo a su desarrollo económico, social y cultural.
Con este artículo que cada uno que saque sus propias conclusiones.

Al final y resumiendolo todo un poco podemos decir que los estados firmantes se comprometen a asegurar a los hombres y a las mujeres el goce de todos los derechos económicos, sociales y culturales, reconoce el derecho de toda persona a la seguridad social y a condiciones de trabajo dignas, equitativas y satisfactorias que le aseguren un salario justo. Además el Pacto reconoce que los pueblos tienen derecho a la libre determinación y pueden disponer libremente de sus riquezas y recursos naturales.

Veremos pues hasta donde se llega.

Fuente:
Amnistía Internacional

El carbón seguirá viviendo de subvenciones

6
España seguirá compensando hasta 2014 a las compañías eléctricas que utilicen carbón nacional, más contaminante y menos productivo que el importado, gracias a la autorización de la Comisión Europea. Esto supone unos costos adicionales de unos 800 millones anuales de euros que, como no, deberán soportar los consumidores españoles.

Lo triste de todo esto es que, en estos momentos de recortes del déficit público, el gobierno considere un triunfo seguir subsidiando con dinero de todos los españoles, empresas no rentables, como es la minería del carbón en España. Me duele decirlo, porque sé que es el alimento de muchas familias, pero es negar la realidad y querer seguir anclados a una industria moribunda. De poco o nada sirve la inversión en energías verdes y renovables, si por no querer aceptar el destino de dicha industria, seguimos financiando la contaminación y empresas no rentables. Tal vez el dinero estaría mejor invertido si se buscara proporcionar a las zonas afectadas de un proyecto de futuro. Seguir tirando del cadáver de la minería y otros sectores claramente deficitarios y dependientes de subsidios, lastra la economía nacional y el desarrollo local de dichas zonas.

Tony Long, director de la Oficina de Política Europea de WWF en Bruselas, dijo: "La contaminación aumentará, los consumidores pagarán más, las inversiones en energías limpias se retrasaran y otros proveedores de energía en España van a estar en desventaja". De poco importaron también, las fuertes críticas de grupos ambientalistas que dijeron que con la medida se corría el riesgo de dañar los esfuerzos para la transición a una energía más limpia.

España necesita una reconversión en algunos sectores de su industria para poder seguir avanzando hacia el futuro, sino el pan de hoy se convertirá en el hambre de mañana. Se debería aprovechar, ahora que aún se esta a tiempo, para dotar a las poblaciones afectadas de una industria alternativa que desarrolle y revitalice la economía local y no esperar, como siempre, a que sea Bruselas quien obligue al gobierno de turno a cerrar el grifo, para encontrarnos con el desastre total de muchas familias y el consiguiente abandono y muerte de esas poblaciones. Pero como estamos acostumbrados, los gobiernos tenderán a alargar los problemas lo más que puedan y que sean los que vengan después los que se coman el marrón. Será entonces, cuando llegue el momento y ya no quede más remedio que aceptar su destino, que vendrán los llantos y las huelgas, las acusaciones de la oposición y el desgaste del gobierno de turno.
Leer más...

Las huelgas generales son cosa del pasado

6
Huelga general, palabra que llevamos escuchando desde hace meses en boca de muchos, que no de todos y que parece la solución de los males a los que el país se ha visto abocado por pésimos gobernantes, banqueros y empresarios sin escrúpulos y sindicatos apalancados en no perder los mediocres derechos adquiridos por los trabajadores. Me da la sensación que se tiene una confianza desmesurada en que la huelga hará que cambie algo.
Posiblemente haga que el gobierno se replantee ciertas medidas y, que como en huelgas anteriores, dé algún terroncillo de azúcar a los sindicatos en forma de moderar ciertos aspectos de la reforma, que aún siendo lesiva para los intereses de los trabajadores, no dejará a los sindicatos en mal lugar, es decir, simples asesorías donde los trabajadores pueden conocer sus derechos y pedir ayuda para ser defendidos ante los juzgados cuando estos son atacados por los empresarios. De ahí, a que este gobierno o cualquier otro cambie su política por que los sindicatos decidan una huelga general va un mundo.

Lo primero que todos deberíamos entender es que nuestro país tiene un serio problema, y no viene dado por la crisis mundial ni del ladrillo, sino por los propios cimientos de nuestra industria. En un país donde en época de crisis lo primero que se reduce es la inversión en I+D y los salarios y derechos de los trabajadores, no es más que un país que no aspira más que a ser un nido de empresarios aprovechados y políticos de ideas facilonas. Un país que no apuesta por el futuro, sino por no pasarlo mal en el presente y por lo tanto un país siempre a remolque de otros. Se debería revisar, reformar y mejorar la productividad de nuestras empresas. Es inconcebible que siendo los europeos que más horas trabajamos, nuestra industria sea mucho menos productiva que la de los países punteros en Europa. Es en esos casos donde empiezo a pensar que en España es sencillo ser empresario, sólo hace falta tener a cuatro gilipollas trabajando más horas que un reloj, pagándoles una mierda y vendiendo mis servicios o producto como si fuera de primera categoría. Sino, pensemos por un momento hacia donde se expanden las multinacionales españolas, hacia Sudamérica, y no por los lazos históricos que nos unen, sino porque allí pueden seguir con su política empresarial explotadora y poco creativa. Con poco que funcionen las cosas, sacan beneficio fijo. Dejemos las empresas y cojamos los bancos, otros que también tienen una gran visión empresarial (tiro de ironía, por si no lo pilláis). Los bancos y cajas en España, nos cobran casi hasta por pisar el suelo de sus sucursales o mirar a uno de sus empleados. Con tal cantidad de gastos que pagamos por cualquier movimiento bancario no es de extrañar que saquen beneficios. Con todo y con eso, España sigue siendo un país casi tercermundista, donde vivimos bien, comemos mejor y no perdonamos una sola fiesta.

Otra aspecto muy importante que deberíamos notar y apuntar para el futuro, es que los ciudadanos hemos dejado de ser sólo trabajadores e incluso que nuestro poder de presión en ese aspecto es casi nulo. Hemos pasado a componer otro grupo, mucho más poderoso, el cual no esta siendo explotado y al cual parece se le quiere quitar importancia; nos hemos convertido en consumidores. Es en esta faceta donde radica nuestro poder real. Ya no vivimos en sociedades industriales, sino en sociedades capitalistas y consumistas. A este tipo de sociedades sólo se les hace daño de una manera, tocándoles los beneficios. ¿Como se hace eso? Formando un sindicato de consumidores, o llamadlo como queráis, que organice y dirija si fuera necesario, qué, donde y como, consumir aquello que necesitamos o deseamos tener. Premiar con nuestro consumo aquellas empresas que cuidan de sus trabajadores, el medio ambiente, buscan con sus beneficios ayudar a mejorar nuestras sociedades o el mundo y crean nuevos puestos de trabajo, y castigando a las que no lo hagan. Los consumidores pasan a exigir no sólo al gobierno, sino también directamente a las empresas, haciendo que estas a su vez presionen al gobierno.

Las huelgas generales son cosa del pasado, ya no estamos en una lucha de proletariado contra patronal, sino de consumidores contra el capitalismo feroz y deshumanizado que vivimos. Ahora lo difícil es llevar eso a la práctica, pero cuando empezó la lucha obrera, las dificultades no serian menos, y durante bastantes años, ese tipo de lucha dio sus frutos. Ahora, como en las guerras modernas hay que variar las formas de combate, sin olvidar que buscamos no sólo el desarrollo y el bienestar de nuestro país, sino el del planeta entero.

Un último apunte, saliéndome un poco del tema. Estaremos acostumbrados a ver imágenes del congreso semivacio de políticos, pero hoy comprobaremos hasta que punto los políticos hacen lo que sea por salir en la foto, hasta ir a trabajar.
Leer más...

¡Eres libre o te mato!

10
Fue hace un par de noches, huyendo de la pobre programación que las cadenas de televisión ofrecen entre los numerosos minutos de publicidad, que pudimos, mi mujer y yo, ver un documental donde militares norteamericanos que participaron en la guerra de Irak hablaban de su experiencia en el frente y como, al escribirlas en sus blogs, les ayudó a mostrar lo que ocurría realmente allí y a liberarse de la carga emocional que provocaba en ellos lo que veían y vivían. Por supuesto el documental sólo mostraba un único punto de vista, el del combatiente de las fuerzas aliadas, y aparecían frases tan épicas y grandilocuentes como: "Nuevamente el árbol de la libertad se ha regado con la sangre de los patriotas", lo cual lleva a coger con pinzas el mensaje que trataba de enviarnos. Pero eso me llevó a pensar en que clase de libertad trata occidente de exportar al resto del mundo, en muchos casos a través del poder de las armas y el intervencionismo en la política y la economía de dichos países.

Libertad, bonita palabra por la que muchos han luchado, matado e incluso esclavizado a un semejante, pero al fin y al cabo una palabra que define algo abstracto, incapaz de ser entendido, ni casi definido por la humanidad. Sin embargo, la hemos convertido en la sustituta perfecta de otro abstracto, como es Dios, en las nuevas cruzadas que moviliza a occidente contra los infieles.

Paradojicamente hemos creado leyes y normas que nos protejan de la libertad, pues estaremos de acuerdo que la libertad absoluta es imposible para los humanos. Cimentamos las sociedades democráticas en unas libertades básicas, como son, entre otras, las libertades de expresión, culto religioso, asociación, tránsito y pensamiento. Pero habría mucho que debatir, y a infinidad de noticias de la actualidad me remito, si estas sociedades democráticas son totalmente libre en esos aspectos. Sin embargo tratamos de exportar e imponer, con las armas si fuera necesario, tal concepto de pseudo-libertad.

Si derramamos sangre para regar tan alto valor, lo más que podremos cosechar es dolor y rencor, que nos conduce al odio entre culturas. La libertad no es más que un concepto inventado por el hombre sin más sentido que el del propio corazón de este. Ante el corazón de un hombre en esencia malo, la libertad se convierte sólo en una excusa con la que conseguir sus fines, y si es un poco listo, hará que sean otros los que luchen por conseguirla. Si el corazón del hombre es en esencia bueno, la libertad es uno de los mejores motivos por los que morir, que no por los que matar, y es en la figura de Ghandi donde encontramos un fiel ejemplo. La humanidad frente al concepto de libertad, es como un niño pequeño ante un revolver, no sabe definirlo, no sabe para que sirve ni como usarlo, y lo más que puede conseguir con él es volarse la cabeza a si mismo o a quien tenga al lado.

Al final y en pleno siglo XXI occidente sigue envuelto en sangrientas cruzadas, ahora en nombre de la libertad, que tratan de salvar a otras culturas de sus erróneas creencias y de ellos mismos, cuando es incapaz de dar libertades básicas a sus propios ciudadanos y donde la inmensa mayoría, unos más y otros menos, aunque puede que no aprueben los métodos, están de acuerdo en que se debe salvar a esos pueblos.

La humanidad es en esencia y por naturaleza una especie que nunca podrá alcanzar la libertad, pues es esclava de sus necesidades, emociones y deseos, agravado por el hecho que pese a tener la inteligencia para poder elegir, siempre opta por el camino del sometimiento.
Leer más...

Una gran iniciativa, "Vamos al parque"

15
Vamos al parque
Siempre he pensado que se debería fomentar el contacto entre las personas mayores y los niños. Cuando digo eso, no me refiero a la práctica habitual de dejar a los abuelos los nietos, mientras los padres trabajan. Me refiero a que interactúen y se relacionen de una manera natural y voluntaria, y no como parte de una obligación. Por eso me ha encantado la iniciativa del Gobierno del Principado de Asturias "Vamos al parque".

"Vamos al parque es un programa de voluntariado de carácter intergeneracional en la cual personas mayores o prejubiladas dedican una pequeña parte de su tiempo libre a apoyar y acompañar, en salidas fuera del centro, a los niños y niñas que viven en centros de acogida del Principado de Asturias."

La idea es simplemente sencilla, imaginativa e interesante. Dar a las personas mayores la posibilidad de seguir aportando a la sociedad sus conocimientos y experiencia a través de la ayuda a niños de entre 0 y 10 años, que por el motivo que sea, hayan acabado en un centro de acogida.

No nos damos cuenta, pero ambos extremos de nuestras existencia son de suma importancia, y así sea la atención y el cuidado que se les dé, así de desarrollada estará una sociedad. Es necesario cerrar el circulo de la vida y para ello se debe contar con el estrecho contacto entre los que carecen de experiencia y los que la poseen toda.

Te puede interesar leer:
-Vamos al parque
-¿Me llevas al parque? Busco un abuelo voluntario que me acompañe
Leer más...

La no propiedad nos hará libres

13
Por fin hemos acabado la mudanza, aunque por supuesto, como en toda mudanza, falta las pequeñas chapuzas que hagan de nuestra nueva vivienda un hogar. También queda por dejar en las mismas condiciones que nos la entregaron la vivienda que hemos abandonado, así que el trabajo no falta.

Vivimos en un país de personas que desean ser propietarios de sus viviendas lo que ha sido parte culpable de la crisis que vivimos. Desde pequeños, al menos así lo he vivido yo, se nos hace entender que la propiedad es la meta final de nuestro trabajo, pero la realidad es mucho más complicada de lo que parece. Para quienes somos simples trabajadores, con simples sueldos, eso nos emplea en el mejor de los casos una media de 30 años, lo cual nos lleva a pensar que hasta pasado esos 30 años no seremos propietarios de una vivienda en realidad. Pero es que pasado ese tiempo, no puedes permitirte el menor error financiero, porque sabes que donde primero morderán para recuperar lo adeudado sera en nuestras propiedades, o sea la vivienda. Deberíamos ser un poco más realistas y entender que la propiedad no es más que una invención del hombre para someter al hombre, ya que la muerte deja muy claro que de aquí no nos llevamos ni el traje de carne con el que cargamos.

Todo el sistema esta basado en que tengamos aquello que no nos podemos permitir, lo cual es un hilo muy fino que tiende a romperse y siempre por la parte más frágil. Para ello inventaron los prestamos y los pagos a plazos, y creo que no es necesario que os explique como funciona eso, pues seguro que casi todos tenéis uno, o dos, o vete tu a saber. Así que nos vemos envueltos en deudas y una falsa sensación de propiedad que nos conduce al terror cuando una crisis general como la que vivimos, o particular, porque todos estamos sujetos a etapas de mala racha, nos muestra sus garras. Pero es importante que la rueda del capitalismo no pare, y es imprescindible que todos deseen tener lo que en realidad no se pueden permitir, porque en caso contrario, el sistema, tal como lo conocemos seria inviable. El sistema seria totalmente diferente, pero estoy convencido que no seria un sistema peor. Y no hablo de comunismo, ni paparruchadas de esas, donde la propiedad no existe, al menos eso dicen, sino de tener aquello que podemos tener y no lo que quieren que tengamos.

En realidad, ¿para que queremos una vivienda sino para vivir en ella? Sea de nuestra propiedad o alquilada, la función de la vivienda siempre es la misma, y nosotros no realizamos una vida diferente por ello, salvo por la libertad que otorga el no tenerla en propiedad y regir tu vida por tus circunstancias y no por la prisión de una hipoteca a 35 años. Esto no es, ni muchos menos, una defensa del alquiler sobre la propiedad, porque en realidad la propiedad como he dicho antes, no existe, es tan sólo un concepto inventado por el hombre, donde se dispone de libertad de uso de un bien en vida, o mientras no te sea embargado. Así que tratar de comparar una cosa con la otra es imposible pues las dos a la larga vienen a ser lo mismo.

Por suerte he dado con una mujer que entiende y comparte esta forma de ver las cosas, porque en caso contrario la vida juntos habría sido imposible. Ya pasé por la experiencia de una hipoteca y la verdad es que me siento mucho más cómodo y libre con el alquiler. Fui listo, por una vez en mi vida, no hice caso a todos los que me aconsejaban que no lo hiciera y vendí mi única posesión por cuatro veces el valor que me costó, cuando en España los bancos regalaban el dinero. Ahora no tenemos ninguna posesión, pero tampoco ninguna carga, lo cual ayuda a que podamos vivir con la tranquilidad de que lo más que necesitamos es tener a nuestros hijos atendidos y contentos.

Al final y como digo en el título de la entrada, si lo pensamos un poco, la no propiedad nos hace libre, al menos a nosotros.
Leer más...

Progreso involucionista

20
Nunca he sido aficionado a los toros, ni a la corridas ni a la versión callejera muy popular en muchos pueblos, lo que por mi tierra se llama "bous al carrer". Pero he de reconocer que la prohibición de las corridas de toros en Cataluña me ha dejado un cierto sabor agridulce. Por un lado me alegro que se deje de mirar la tortura y sacrificio de un animal como fiesta y arte, pero por otro me duele que se haya llegado a ese punto sólo a través de una prohibición. Hablar del hecho como de un avance de la sociedad, es totalmente absurdo, desde el mismo momento que es necesaria una prohibición para que dichos actos desaparezcan. La sociedad no ha avanzado ni un ápice, y los políticos, tanto de un bando como de otro, son en muchos casos individuos movidos por motivos meramente populista e interesados. Muchos de esos que han votado en contra de los toros en Cataluña no lo han hecho porque piensen en los pobres animales, sino porque es una fiesta de clara identificación española. Si las corridas de toros fueran una tradición catalana, esos mismos que han votado en contra de las corridas hubieran votado justo lo contrario, y tratar de prohibirla seria vista como un ataque a su identidad nacional. La cantinela de siempre. Pero digo lo mismo del lado contrario, estoy convencido que muchos que han votado en contra de la prohibición lo han hecho simplemente por su patriotismo español y por la absurda tontería con la que los que no tienen mayores razones tratan de atacar la diversidad cultural, alegando que España se esta rompiendo.

España entiende el progreso involucionando. Tratar la prohibición como progresista es absurdo, porque basándonos en ese precepto Franco hubiera sido el mayor progresista de la historia de España. Una sociedad progresa desde la educación y no desde la prohibición, progresa desde el abandono de costumbres arcaicas y sanguinarias por lo mismos ciudadanos de una forma natural y convencida de que los animales no deben ser torturados bajo ningún tipo de excusa. De otra forma no hacemos más que vivir en una mentira inventada por quienes persiguen un interés político y nacionalista, sea españolista o catalanista.

Sin duda ayer fue un gran día para los animales, pero un día triste para las personas, que nuevamente necesitan de prohibiciones para adquirir humanidad.
Leer más...