Derechos Humanos

derechos humanos
El 10 de diciembre de 1948, la Asamblea General de las Naciones Unidas aprobó y proclamó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Tras este acto histórico, la Asamblea pidió a todos los Países Miembros que publicaran el texto de la Declaración y dispusieron que fuera "distribuido, expuesto, leído y comentado en las escuelas y otros establecimientos de enseñanza, sin distinción fundada en la condición política de los países o de los territorios". Fue el 14 DE DICIEMBRE DE 1955 que España entraba a formar parte de las Naciones Unidas, y he de suponer e imaginar, que no creo que se le ocurriera a Franco, pasar aquellos derechos a las escuelas para que los alumnos lo estudiasen. Años después llegó la democracia y con ella la tan ansiada libertad, que después transformamos en libertinaje, por la que muchos de nuestros abuelos lucharon e incluso murieron. Por aquel entonces yo empezaba a estudiar el desaparecido y tan añorado EGB. No recuerdo haber estudiado ni conocer la existencia de esos derechos hasta tener una cierta edad, en que uno busca ciertas respuestas a preguntas que a pocos interesan. Crecí, me casé y he tenido hijos, y por lo que veo, en este país sigue sin hacerse caso a lo que se instó desde la Asamblea de Naciones Unidas. Y no vayan a creer que ahora, desde este púlpito virtual, lo solicito. Nada más lejos de mi intención. Tengo muy claro y lo podemos apreciar diariamente, que aquellos derechos no valen ni para limpiarse el culo. 30 artículos que proclaman al mundo una estúpida y flagrante mentira, desde el primero hasta el último. Derechos pisoteados y machacados por todos los países sin excepción, no importa ideología o sistema político que lo gobierne. Pero es que de una gran mentira como las Naciones Unidas, no puede más que salir otra mentira.

Quizá no entendáis, a cuento de que, hablo de los derechos humanos. Pues bien, todo viene porque, como he dicho, tengo la fea costumbre de buscar respuestas a preguntas que a muy pocos importan. Por lo que, para mi desgracia, decidí leerme los artículos de dicha declaración. Después de ir descartando uno tras otro, viendo que aquella reunión debió ser para ver quien soltaba la soplapollez más gorda, me quede finalmente con el primer articulo. Yo pensaba, en mi bendita ignorancia, que los años, por suerte o por desgracia, me va curando, que al menos el articulo primero tenia hasta cierta validez. Para aquellos que no lo conozcáis os diré que viene a decir lo siguiente: "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros." Descartando la supina candidez que mostraron aquellos que escribieron este texto con lo de "...dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros", y entendiendo que la razón y la conciencia no son inherentes al ser humano, por mucho que los filósofos o quien sea que se haya dedicado a darle una definición a la especie humana digan, decidí finalmente quedarme con la primera parte, como única verdad de todos los derechos humanos. La que dice: "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos...". Si la razonas desde el punto de vista, que aun no se ha encontrado la forma de esclavizar a los fetos con las estupideces que nos rigen, y no es hasta cuando das tu primera bocanada de vida, que te despojan de un plumazo de todos esos derechos, dignidad y libertad, le encuentras hasta cierta veracidad. Pero como siempre me equivocaba. Olvidaba y pasaba por alto el aborto, que consigue mandar ese articulo a la putrefacta alcantarilla de la humanidad, pues es capaz de despojarte de cualquier derecho incluso antes de nacer. Y no es mi deseo hacer aquí un canto en contra del aborto, ni siquiera a favor de la vida, para eso ya hay mentes mucho más iluminadas y brillantes que se dedican a hacerlo, tanto de un bando como de otro. Sinceramente, si alguien quiere matar a su hijo no nacido, pues hasta puede que tenga razón, si piensas que al nacer tal vez lo único que encuentre sea dolor y te lo viole, esclavice o mate un desconocido. Así que finalmente me quedé sin un solo derecho valido para el Ser humano,sin un solo derecho que pueda decir, -es verdad, se dijo, se escribió y se cumple-. Sin un solo derecho que me devuelva la fe y la esperanza en la humanidad.

Para acabar, solo deseo reflexionar sobre el hecho de que cualquier idea puede ser razonada hasta tal punto que lleve a naciones enteras a creérselas. Así ocurrió con ideas, como el nazismo, el comunismo, el capitalismo y hasta la religión, entre otras. No importa, cuan absurda y descabellada sea una idea, que el ser humano siempre encuentra la forma de justificarla y hasta darle cierto grado de veracidad. Y es que he llegado a la conclusión, de que toda idea nace con dos bandos claramente formados y enfrentados, toda idea nace muerta, y es tan solo desde lado vencedor que cobra vida. Lo más triste de todo es que no existe una sola idea, en este misero planeta, que haya nacido con el beneplácito de todos.

Menos mal, que la idea de la muerte no esta sujeta a la aprobación de la humanidad y esta siempre nos alcanza para dar justicia, tanto a unos como a otros.

2 comentarios:

antonio

Hola Eko!
La declaración de los derechos humanos es eso una declaración y por lo tanto la puedes firmar pero no cumplir.
Saludos!

eko

Tienes mucha razón Antonio. Pero no puedo más que sentir repulsión por el hecho de que pese a saber cual es el camino, sigamos empeñados en jodernos la existencia.

Un saludo.

Los comentarios nacen de la reflexión, ejercicio este muy recomendado. Hazlo con educación y sus efectos serán mas gratificantes.