El Día De...

Existe ya casi un "día de..." para casi todo. Existen "día de..." claramente comerciales como el que se acerca de los enamorados, el día del padre, el día de la madre, el día de los difuntos. Pero también existen "día de..." con un mensaje mucho más solidario y comprometido, como puedan ser el día del cáncer, el día de la Paz, el día del SIDA, el día sin tabaco, etc. Ya se ha convertido en una tradición acordarnos de los problemas en dichos días. De hecho no se si queda algún día libre en el calendario para alguna otra causa, como "El día sin día de...".

Es cuando llega ese día, llámalo X, que todos parecemos concienciarnos de ese tema y todos somos tope solidarios y comprometidos. Entonces ves en las televisiones y en las calles a todo el mundo con el lacito o pulserita del color de turno, que grita al mundo: -¡EH! ¡mirarme que solidario soy!- Porque claro, ¿de que sirve ser solidario si nadie lo ve?.

Todos parece que queremos a nuestra pareja, tenemos difuntos, nos preocupamos por el cáncer, por el SIDA o por la Paz un solo día al año, bueno, algunos ni eso. Cuando, como con casi todo, se nos dicta y se nos marca. El resto de los días, podemos seguir tranquilamente con nuestras vidas, siempre y cuando el lema de ese día no nos toque de pleno, y tengamos que acordarnos, día tras día, que lo estamos sufriendo en carnes propias. Imagino que para los que luchan por una causa, que el mundo se acuerde de su problema y lo tenga en mente, aunque solo sea un día al año, siempre es una ayuda reconfortante. Pero no puedo evitar pensar que como siempre tendemos a lo fácil, a conformarnos con el mal menor, y olvidamos que no solo debemos pedir que ciertos temas se toquen una vez al año, sino que la sociedad en común exija que ciertos temas se solucionen, sea o no un problema que nos toque directamente. Por ejemplo, a todos no nos tocará tener una persona con celiaquia en la familia, pero no por ello debemos dejar de pedir y exigir que se les tenga en cuenta. No quiero dejar uno, dos o tres euros de ayuda contra el cáncer, exijo que se invierta más dinero en investigación, no solo del cáncer, sino de la enfermedades raras (ER), por ejemplo, que como no suponen un beneficio para la industria farmacéutica, ¡para que diablos van a investigar! (sabías que las farmacéuticas dedican más dinero en mercadotecnia, es decir estudiar como vender más, que en investigación, "pá mear y no echar gota"). No quiero dar cuatro, cinco o seis euros para los países en desarrollo, exijo que esos países sean ayudados con todos los medios no solo de los individuos que donan en la medida que le es posible, sino con todo el esfuerzo por parte de los gobiernos de los países desarrollados y, en muchos casos, dejen de ser explotados por parte de las empresas de esos mismos países ricos.

En definitiva, lo que nos sobran son "día de..." y nos falta verdadero compromiso. Nos sobran lacitos y pulseritas y nos falta autentica implicación. Nos sobran los motivos y las razones para luchar contra cualquier lacra que azote la humanidad, porque nadie esta exento, de que un día, el  forme parte de esos que gritan desde el silencio de su minoría el ser escuchados y ayudados.

2 comentarios:

antonio

Hola Eko!
Pero todos los días son el día de la Hipocresía.
Muchas cosas se aguantan en este mundo con la mentira, como por ejemplo la industria farmacéutica.
Saludos!

eko

Tienes muchísima razón, Antonio.

Es curioso eso de la industria farmacéutica, trabajan para conseguir un objetivo, la cura de las enfermedades, que en el caso de alcanzarlo, acabaría de un plumazo con sus multimillonarios beneficios y sus negocios. Lo que me lleva a la pregunta, ¿interesa realmente encontrar la cura a la enfermedades?. Creo, que tanto tú como yo, conocemos la respuesta.

Muchas gracias Antonio por tu tiempo y por tomarte la molestia de leerme.

Los comentarios nacen de la reflexión, ejercicio este muy recomendado. Hazlo con educación y sus efectos serán mas gratificantes.