Voy a Morir


Aunque el título pueda parecer algo dramático no deja de ser una realidad.  Poco importa que sea hoy, mañana, o dentro de 40 años, el hecho irrefutable es que ese día llegará. En una sociedad basada en la juventud, el sexo y el poder, la muerte se tiende a dejar de lado. Pero si lo pensamos bien, la muerte es lo único que hace de esta vida algo tolerable. Con nuestros ancianos recluidos en asilos, o abandonados a su suerte, tendemos a alejarnos de todo lo que huela a muerte.

Que nuestra sociedad, pese a todas las religiones que podamos profesar, es un desierto espiritual, es algo obvio. La espiritualidad nace de una concepción muy personal de la existencia, lejos de que creamos en Dios o no. Si entendemos que nosotros somos Dios, que hubo un momento en el Tiempo que todo en el Universo fue uno, comprenderemos que todo esta intrínsecamente relacionado, que la muerte no es más que un mero transito de la existencia y que conocer como debemos actuar ante ella es de gran importancia. Debemos hacer la vida agradable a nuestros semejantes y a las personas que amamos, pero tan importante es eso, como ayudarlos en su transito hacia la muerte.

Hace un tiempo adquirí y leí "El libro Tibetano de la Vida y de la Muerte" de Sogyal Rimpoché, sin saber que poco tiempo después le seria diagnosticado un cáncer en fase terminal a la abuela de mi mujer, que para ella era como su madre, ya que fue con quien se crió. Viví a su lado, durante seis meses todo el proceso. Comprobé, como los amigos que creyó tener durante su vida, la dejaban de lado y no pasaron a visitarla en sus últimos meses. También pude comprobar como mi mujer olvidó toda las rencillas y disputas vividas con su abuela, y pesé a estar en avanzado estado de gestación, no se separó ni la abandonó, ni un solo segundo. El hecho de que viviéramos en pisos contiguos, hizo que ella se hiciera cargo de su cuidado y atención. Tal vez podáis pensar que es lógico que la cuidara en sus últimos meses, ya que le hizo de madre, pero seria muy importante conocer que la historia de mi mujer no es tan sencilla como pueda parecer, y aunque no es el caso que yo la cuente, solo diré que pude apreciar como sus propios hijos, sacaban a la luz ciertos reproches hacia su propia madre, que lejos de venir a cuento, no ayudaban en nada a tan traumático transito. Es difícil saber como actuar con una persona que esta cercana a la muerte, pero podemos conocer la respuesta si pensamos como nos gustaría que se comportaran con nosotros si estuviéramos en su lugar.

Os dejo un interesante documental que nos habla de experiencias cercanas a la muerte. Que nos deja entrever que hay algo más allá. Aunque la Ciencia trata de darle un sentido racional, se esta encontrando que hasta eso que entendemos por realidad no es tan real como suponíamos. Así que, tal vez, seria absurdo darle un sentido lógico a dichas experiencias. El cerebro no es el creador de la mente, sino el receptáculo por el cual ella se expresa, y a la muerte de este, sin duda, la mente sigue viva en algún lugar.

4 comentarios:

antonio

Hola Eko!
Yo creo que la muerte no da miedo lo que da miedo es lo desconocido.
Pudiera ser que estuviéramos muertos actualmente sin saberlo y lo que llamamos muerte sea la vida.
O que cambiamos de dimensión.
Cuando nos llegue la hora ya nos enteraremos mientras tanto disfrutemos de lo que tenemos que pudiera ser irrepetible.

Saludos!

eko

Hola Antonio.
En el caso de que lo que estuviéramos viviendo fuera irrepetible y tras la muerte no hubiera nada, ¿importaría mucho disfrutar de lo que tenemos? ¿importaría algo? (son preguntas retóricas), de ahí que la religión nos quiera dar una alternativa, y quien más y quien menos, crea que debe haber algo más.

Seria gracioso que esto fuera la muerte, y morirse fuese empezar a vivir.

Un saludo

lenore

EKO, tal vez suene extraño, pero yo a ultimas fechas he pensado en la muerte en algo asi, como el día de nuestra graduación.
Mientras tanto trato de aprovechar el tiempo y aprender lo más que puedo de todo y claro tratar vde disfrutar el tiempo con los que amo.

Un abrazo.

eko

En cierta forma, quien crea en la reencarnación, si puede ver la muerte como una graduación, hay quienes tienen que repetir curso y quienes aprueban y pasan a un nivel superior.
Hay que vivir, no simplemente existir, hay que disfrutar de la vida y los momentos agradable que nos regala, pero a la veces crecer en el autoconocimiento.

Un saludo, Lenore.

Los comentarios nacen de la reflexión, ejercicio este muy recomendado. Hazlo con educación y sus efectos serán mas gratificantes.