España, el gran timo de la estampita

crisis
Vivo en un país realmente muy curioso. Un país de apariencias y superficialidad, de políticos mediocres y ladrones con corbata. Un país donde solo parece funcionar el "quítate tú que me ponga yo", o el "¡váyase!, señor presidente", como si el venidero tuviera alguna solución mágica a todos los problemas. Unos atacan, los otros se defienden, mientras la crisis sigue su camino riéndose de nosotros en nuestra cara. Y mientras eso ocurre, ¿que hacen los ciudadanos de este curioso país?, ¡absolutamente nada!. Los que simpatizan con el candidato de la oposición pidiendo a gritos que se vaya el presidente del gobierno, porque su enemigo, lejos de ser la crisis y los problemas del país, es el gobierno de ideología contraria a la suya. Los que simpatizan con el que esta en el poder, creyendo que su presidente conseguirá sacar al país de la zozobra, pese a las irrefutables muestras de que no sabe muy bien como hacerlo, ni si tiene la capacidad para ello. Y ahí me quedo respecto a los bandos de la contienda, porque en una democracia bipartidista como esta, el resto del espectro electoral, tiene un interés más bien nulo.

Mi conocimiento de economía se reduce al "si no tengo dinero, no como", así que cuando escucho o leo que estamos viviendo una crisis, que parece ser tremenda, con un índice de paro altísimo, donde casi todas las pequeñas y medianas empresas están en quiebra, donde día si y día también se nos pinta desde todos los medios un futuro realmente terrorífico, no puedo más que preocuparme. Luego compruebo que el pequeño comercio de al lado de mi casa cierra porque no gana para seguir abierto, u observo la cantidad de carteles de "Se vende" o "Se alquila", que como setas han crecido en muchísimos balcones de los edificios, y me asalta la pregunta de ¿como hemos podido dejar que nos lleven a esto?. Aun recuerdo cuando hace 10 años hablaban del temor de que explotara la burbuja inmobiliaria, a la postre, juntos con los bancos, los dos grandes causantes de nuestra crisis, y salían los "expertos" diciendo que eso no iba a pasar en este país. ¡Menudos expertos!. Y todos como estúpidos los creímos. Todos viviendo por encima de sus posibilidades, embarcándose en prestamos hipotecarios cada vez más altos para pagar viviendas con precios inflados por la avaricia y la corrupción. Viajando en coches nuevos de alta gama, tirando de tarjeta de crédito y prestamos personales, incluso para cosas tan absurdas como aumentar la talla de sujetador o plantarse unos abdominales, formato tabla de lavar, con los que ser una versión actualizada de "Pepito piscinas" en las playas. Creamos un país acorde a la personalidad de sus ciudadanos, un país de apariencias y superficialidad, anclada en una economía tercermundista de ladrillo y turismo. Lo que llamaron milagro español no era más que la mentira española, y el mundo picó con el timo de la estampita de un país de adormecidos y anestesiados ciudadanos, de enfrentados y malos políticos.

Llegados a este punto, por no creer, no me creo ni que estemos en crisis, al menos como la pintan. Crisis para los parados, crisis para el pequeño y medio empresario, pero los grandes, esos que dejan quebrar sus empresas sin que su cuenta corriente se resienta ni lo más mínimo, para esos no hay ni habrá jamás crisis. La crisis no es más que un invento para poder despedir a trabajadores, y así reducir gastos, visto que la fórmula que había hasta entonces les impedía seguir aumentado su millonarios beneficios. Se ha inventado para recortar derechos a sus ciudadanos, para dejarnos bien a las claras quienes mandan y de quienes dependemos. Nos venden que acabaremos como Grecia si no actuamos con firmeza en nuestra economía, y ya os digo yo, sin ser economista, sin tener idea de macroeconomía ni polladas de esas, que eso no ocurrirá. En este país hay demasiados mamones, y digo mamones, porque maman y mucho, que no permitirán que nuestra economía se vaya por el sumidero del capitalismo. Solo necesitan un poco de tiempo para replantearse como seguir chupando sin que los ciudadanos se alcen en rebeldía y, hartos de tanto banquero ladrón, constructor estafador y político farsante, quemen los edificios públicos y saquen las hachas y los machetes a la calle.

Quizás sea hora de olvidar ideologías, territorialismos y provincianismos, y empezar a pensar que lejos de ser una nación, o ser plurinacionales, en realidad no somos más que un pueblo que ha olvidado luchar, acomodados en una democracia vacía.

4 comentarios:

antonio

Todos tenemos la culpa de esta crisis por avariciosos.
los bancos ofrecían prestamos a cualquiera y esto disparó el consumo y con ello los precios,sobre todo el de la vivienda llegándose a pagar precios que no se correspondía al valor real de esta,creándose así la burbuja.
Muchas familias cayeron en el engaño de que compraban un valor seguro y ahora se encuentran que pagan(si pueden)la hipoteca a un precio que no corresponde,pero tampoco la pueden vender por que no cubriría la deuda,o sea que tu patrimonio no cubre la deuda contraída,y así el pobre hipotecado no tiene salida haga lo que haga estará jodido y bien jodido por muchos años.
Me pregunto ¿para que sirve la carrera de economista? ¿donde estaban los economistas? ¿al servicio de quién están los economistas?,quizás me estoy equivocando de preguntas,seguramente tendría que preguntar ¿para que sirve la carrera de ladrón? ¿donde estaban los ladrones? ¿al servicio de quién están los ladrones?. toda la culpa no es de ellos si no de nosotros que en nuestra desmesurada avaricia de tener cosas también hemos colaborado en ello,por que en realidad muchos de nosotros somos como ellos.

Me dejo muchos temas que planteas en tu entrada pero por hoy ya es suficiente.

Saludos afectuosos Eko !

eko

Estoy de acuerdo contigo Antonio, por eso no quito a nadie culpa de la situación. Pero es que ahora, pese a los desastrosos datos económicos, los políticos solo siguen pensando en sus intereses y los ciudadanos parecen como resignados a la situación. Es imposible ponernos de acuerdo en nada. Estoy harto de las dos Españas, siempre enfrentadas. Creía que con los cambios generacionales eso desaparecería, pero da la sensación de que exista interés en que tal situación no desaparezca.

¿Tan difícil era de prever todo esto?. Yo no tengo ni idea de economía, pero tenia la firme creencia que tanto gasto inútil, tanta gilipollez sobre cuatro ruedas, tanto precio de viviendas infladas, no llevaría a nada bueno.

Un saludo amigo.

Graciela

Eko mi hija mayor estudia Ciencias Políticas y si le hablas de políticos, te dice 'trabajadores de la política'.

Crees que las empresas quiebran, no, a esta edad tengo bien visto que ellos viven sin cambiar su ritmo de vida, los que sufren son los trabajadores.

Tenemos máster en crisis por estos lados, aunque nuestros politólogos dicen que España está muy mal, todo pasará.
Acomodarse a tener menos, a privarse de vacaciones por ej. que te digo una burrada porque muchas gente come de los basurales.

Ya no les creo ni a los de izquierda o derecha, por aquí todo es tan confuso. La oposición critica, pero no tiene ideas claras.

Besos a todos :)

eko

Hola Graciela.

Yo entiendo que en una democracia cada uno tenga su visión de la realidad del país, y que cada uno tenga la clave para sacarlo de la crisis, pero lo que jamás entenderé es la testarudez de poner sus ambiciones e intereses por encima de todo. Luego, por otro lado, la gente no exige una comunión de los diferentes partidos políticos contra la crisis, asiste como espectadores a los que no les fuera nada en el juego al tira y afloja, al constante ataque mutuo de los políticos.

En este mundo parece haber evolucionado todo menos la formas de gobierno, nos hemos quedado con la menos mala que tiene ya siglos de antigüedad, y encima le hemos añadido un capitalismo feroz que no hace más que corromperla. Siempre vienen bien las curas de humildad, y espero que de todo esto se pueda sacar una lección.

Un abrazo tamaño familiar.

Los comentarios nacen de la reflexión, ejercicio este muy recomendado. Hazlo con educación y sus efectos serán mas gratificantes.