Familia S.L.

Ha sido en la última reunión del curso con el profesor de mi hija mayor, que nos hemos dado cuenta que nuestro esfuerzo y empeño en hacer de nuestros hijos, algo más que pequeños déspotas y futuros insatisfechos descerebrados, que buscan solo la diversión y el placer del momento, empieza a dar sus frutos. Es triste oír decir a un profesor, con muchos años en la docencia, entre la resignación y el hartazgo, como los niños y niñas cada vez más jóvenes, adoptan gestos y actitudes impropias de su edad. Sin embargo me pareció mucho más triste, que los padres de esos niños, no sólo excusen y defiendan las actitudes de sus hijos, sino que las alimenten, aduciendo que les servirá cuando crezcan para no ser marginados y ganarse el respeto de los demás.

Hablamos de niños y niñas de ocho años o nueve recién cumplidos, más preocupados por las series juveniles y las fotos o cromos con las que decoran sus carpetas, que en centrarse en clase y prestar atención al profesor. Niños y niñas, con actitudes propias de macarras y calienta braguetas de discoteca, que de niños de esa edad. Con todo ello, sin embargo, no hacemos más que cambiar el sistema educativo, según sea el color del partido gobernante, para que no halla un nivel tan alto de fracaso escolar, sin darnos cuenta de la importancia que tiene el papel de las familias en ello.

Con una izquierda anti-tradicionalista y una derecha neoliberal, la familia parece poco a poco desintegrarse y se comienza a ver sus efectos en niños y jóvenes sin más aliciente y proyecto de futuro que disfrutar y pasarlo bien. Debe ser obligación de padres y madres educar individuos que sumen al colectivo y no busquen que sus hijos simplemente se integren al rebaño como uno más. Buscar la reflexión y el pensamiento libre de los niños, valorar algo más que ser un estereotipo físico, encontrar el camino para que sean capaces de dilucidar que es lo que más les conviene y qué son capaces de aportar ellos para que esta sociedad mejore. Lo difícil se convierte en casi algo imposible, cuando comprobamos que muchos niños demuestran a veces más coherencia y madurez que sus propios progenitores. Progenitores que viven por y para aparentar algo que en realidad no son, rodeados de cuanta más gilipollez material mejor. De donde no hay, poco se puede sacar, lo cual me lleva a pensar que esta situación esta destinada a perpetuarse e incluso empeorar con el paso de los años. En España seguirá imperando el fracaso escolar, el acoso a los profesores por parte de alumnos y padres, la marginación y el maltrato físico y psicológico entre los propios niños, en definitiva un panorama que asusta realmente. 

Debemos arrebatar a la Iglesia y a los medios de comunicación el concepto de familia, y devolvérsela a la sociedad. No importa quien integre una familia, sino que realmente hagan honor a dicho concepto y se comporten como tal, atendiendo no sólo a obligaciones materiales y bienestar, sino de implicación en crear personas mejores, libres de ideas preconcebidas, solidarias y justas en esencia.

Me río yo de los que se atan una cuerda y se tiran por un puente para sentir como corre la adrenalina por sus venas. Ser padre o madre hoy en día es un acto de valentía tal, que debería considerarse de alto riesgo. Parece que no somos consciente de que esta en nuestras manos el futuro de todo un país, y que no hacemos más que crear seres socialmente aceptados pero totalmente vacíos.

8 comentarios:

Graciela

Uno de los graves errores que podemos cometer los padres, es denostar a los maestros, insultarlos...creo que allí comienza eso del 'fracaso escolar' y luego también los maestros deben hacer una seria crítica de su comportamiento frente al aula.

Criar a niños como adultos para salir al mundo? creo que vamos por camino equivocado. No me interesa que la iglesia se sume en los asuntos educativos, lo hacen en sus colegios, en los públicos y laicos no.

Familia: creo que debemos cambiar el preconcepto, convengamos que la tradicional poco existe, tienes a mamás solas, papás solos, papás y mamás de un mismo sexo, es la realidad que nos toca con solo mirar a nuestro alrededor. Lo único que hace falta es amor.

En realidad amigo, siempre he pensado que la escuela es un lugar donde se imparten conocimientos, se hacen amigos, la educación viene desde el hogar, a veces le pedimos mucho al Estado y poco hacemos por nuestros hijos.

La princecita aún en una niña pequeña, me alegro que su maestro hable bien de ella, eso demuestra que cuando nos involucramos con los hijos ellos dan buenos frutos.

Besos a toda la familia :)

lenore

Eko esto que comentas es algo tan real e irreal a la vez, por lo que por un lado los niños desean ser como los chicos que salen en series, revistas, internet o más populares de la escuela y por otro lado muchos padres que tan solo por ver felices a sus hijos los "ayudan" y alientan a ser como los estereotipos, que les ponen en frente.
Estamos tan plagados de publicidad que aveces es dificil ver la luz, aunque no es imposible, se requiere esfuerzo y mucha valentia para criar hijos con mente e ideales propios, que no sientan que por no seguir al rebaño son los raros o inadaptados.

Un abrazo amigo, no hay que desfallecer y siempre seguir en la lucha de ser padres y guias y no solo consentidores de mediocres.

eko

Hola Graciela.

De verdad que lo que nos dijo el profesor nos dejo preocupados. Hemos pasado un año muy entretenido con la niña y sus amigas. Existe un politiqueo entre ellas fuera de lo normal y el profesor nos lo confirmó. Igual que los niños se pelean y al rato están de nuevo jugando al fútbol, entre las niñas las discusiones duran días en los que existe un tira y afloja de influencias y de ver quien esta en el bando de quien. Siempre le hemos dicho que obre con justicia y nunca se ponga del bando de nadie que crea que no tiene razón o que hace daño a otro. Funcionó y según el profesor tenemos en ella una pequeña mediadora.

Ser padres dura una vida y nosotros sólo hemos empezado asi que aun nos queda mucho camino.

Un abrazo amiga

eko

Hola Lenore.

De verdad que algunos padres están para hacérselo mirar. Mi hermana es profesora de la escuela infantil del pueblo donde vivimos, y pudimos ver como algunas madres decían que sus hijas, con apenas tres años, no querían salir de casa si no estaban perfectas. Y las madres lo reían como una gracia infantil, ¿que serán de esas niñas cuando tengan unos años más?

Un abrazo amiga.

Graciela

Funciona amigo, hablando con ellos se logra lo de 'mediadora'.
Es así se forman grupitos de tal o cual, antes lo veíamos en la secundaria, ahora desde el jardín de infantes! estoy asombrada!

Algunos padres desean que sean los mejores, les inculcan valores competitivos sobre la vestimenta, status social, en verdad siempre les he dicho que son iguales a todos sus compañeros, que así se deben sentir. El hecho de la escuela pública es beneficioso, aunque las privadas de mi ciudad no tienen el rango de las privadas de otras.

Ahora en la uni pública, se encuentran con realidades que no sospechaban, son más grandes, reconocen lo que se les ha brindado en el hogar. Estoy satisfecha por lo que son como personas, ellas se han ido armando en una sociedad que a veces procede de otra manera.

eko

Hola Graciela.

Nosotros estamos al principio de un largo camino que espero sepamos llevarlo bien. A veces da miedo pensar todo los riesgos que rodean a nuestros hijos, pero momentos como el vivido con el profesor la verdad es que alientan a seguir por el camino elegido.

Que nuestros hijos sean lo que quieran ser, pero sobretodo que sean buenas personas.

Un abrazo.

antonio

Hola eko!
por lo visto se perdió mi comentario,ya casi no recuerdo lo que puse.

Saludos afectuosos!

eko

Hola Antonio.

Pues así parece haber sido amigo. Lo siento mucho, pero no se que esta pasando con esto de los comentarios en blogger.

Saludos amigo

Los comentarios nacen de la reflexión, ejercicio este muy recomendado. Hazlo con educación y sus efectos serán mas gratificantes.