Los Derechos Humanos desaparecen de la Comunidad de Valencia

La Conselleria de Justicia y Administraciones de Valencia ratificó la extinción de la Fundación de Derechos Humanos de la Comunidad de Valencia, por no haber conseguido "otro tipo de ayudas o aportaciones económicas" distintas a los 5000 euros que percibe de la Generalitat y por lo tanto carecer de recursos económicos suficientes para poder realizar los fines para los que fue creada. Sin embargo la alcaldesa de la ciudad del Turia, no se corta ni un pelo en gastarse 32000 euros en un crucero para la fallera mayor de Valencia y su corte. Incongruencia tal se comete en una comunidad donde el escándalo y la corrupción ha salpicado hasta el armario del mismo presidente de la comunidad.

Dicha Fundación, fue constituida el 20 de mayo de 2003, y tenía entre sus objetivos "la defensa y promoción por todo el mundo, especialmente en el área Mediterránea, de los derechos humanos de acuerdo con los valores de la Declaración Universal de Derechos Humanos", además de propiciar la creación de un marco jurídico internacional que permitiera el cumplimiento efectivo de esta declaración y la puesta en marcha y mantenimiento de un Foro Mundial de Derechos Humanos con sede permanente en la ciudad de Valencia.

La entidad, estaba presidida por el conseller de Inmigración y Ciudadanía, Rafael Blasco, un curioso personaje al cual la transición española le sirvió para realizar un meteórico viaje ideológico desde la extrema izquierda en la época tardofranquista, pasando por el partido socialista y acabando, instalándose finalmente, en el neoliberalismo triunfante del PP valenciano.

Esto ocurre en una comunidad con el índice de xenofobia más alto de España, con 79 casos, lo que Ibarra, presidente del Movimiento contra la Intolerancia, achaca a que en esta región anidaron históricamente grupos racistas y xenófobos, que han constituido "un subsuelo de cultivo" para estos comportamientos. La crisis como excusa para escudar actuaciones racistas y acabar con fundaciones que buscan, aunque sea presididas por sujetos de dudosa credibilidad, un mundo mejor, no es excusa, sin embargo, para cuidar un nicho de votos del PP como son los casales falleros, con viajes y beneficios que, de ser investigados, no me extrañaría que rozaran la ilegalidad, pues a eso parece que nos hemos acostumbrado los ciudadanos de esta comunidad.

Quizás, pensándolo un poco mejor, casi será mejor que una idea tan alta y enconmiable como son la de los Derechos Humanos, no estén nunca subvencionadas ni relacionadas con políticos de tal calaña como los que campan por estos lares.

4 comentarios:

Graciela

Uno podría pensar, que no debería recibir dinero para un causa tan noble, pero todas las organizaciones se mueven así.
Quizás como ciudadanos comunes podamos trabajar, desde nuestro humilde proceder.

Abrazos amigo :)

eko

Hola Graciela.

La mejora de la situación mundial parte de nosotros como individuos y no de grandes asociaciones o fundaciones. Si nosotros cambiamos, el mundo cambiará.

Un abrazo amiga.

Felipe

Es triste que estos politicastros dejen de lado lo que debería ser su gran prioridad cual es la defenda de los derechos humanos.Sin embargo,estos personajes(malas personas)prefieren destrozar a una asociación que defiende dichos derechos con la metira de que no hay dinero aunque sí lo haya para otras singularidades.

Si existen estas asociaciones es porque las Administraciones Públicas no están dispuestas a garantizar la Declaración de Derechos Humanos ratificada por este país ya hace tiempo.

Tristeza es lo único que me provoca

Saludos

eko

Hola Felipe.

Su gran prioridad es no perder el poder y para ello usan todos los medios posibles, más en una comunidad donde llevan tanto tiempo ganado.

Lo triste es que se necesiten ese tipo de fundaciones para defender algo que sólo necesita de algo de humanidad para que nunca se incumpla.

Saludos.

Los comentarios nacen de la reflexión, ejercicio este muy recomendado. Hazlo con educación y sus efectos serán mas gratificantes.