Números para el mayor genocidio de la historia

El 13 de septiembre de 2007 se firmo la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas de la ONU, donde Australia, Canadá, Nueva Zelanda y Estados Unidos, tienen el dudoso honor de ser los únicos países que votaron en contra.

Hace unos meses, un informe elaborado por siete expertos independientes para Naciones Unidas dio la voz de alarma ante el exterminio que están sufriendo los indígenas en el mundo. Trescientos setenta millones de personas, lo que constituye el cinco por ciento de la población mundial y el quince por ciento de personas pobres en el mundo, están en estos momentos en grave peligro de extinción. Estas comunidades ocupan un veinte por ciento de la superficie terrestre y representan la mayor diversidad cultural del planeta. Su extinción supondrá la perdida de más de seis mil lenguas, tradiciones y culturas ancestrales.

“Debido a que esos pueblos han quedado excluidos de los procesos de adopción de decisiones de los marcos normativos de los estados nación en los que viven y que han sido objeto de procesos de dominación y discriminación, se ha considerado que sus culturas son inferiores, primitivas, intrascendentes, algo que debe ser erradicado”, sostiene el informe.

Esta discriminación se percibe también en otros ámbitos como el acceso a la educación, la reducción de la esperanza de vida, la exclusión de los sistemas de salud públicos y su vulnerabilidad ante la existencia de conflictos internos.

La esperanza de vida en los pueblos indígenas es cada vez más corta. En zonas como Australia o Nepal es de 20 años; en Guatemala, de 13 y en Nueva Zelanda, de 11 años. La expropiación de sus tierras, el contagio de enfermedades desconocidas, la marginación, la violación de sus derechos y sus costumbres esta poniendo en grave peligro la vida de miles de indígenas de diferentes puntos del planeta. El estudio revela que los indígenas son más susceptibles de contraer ciertas enfermedades como cáncer, diabetes o tuberculosis, desconocidas para ellos hasta su contacto con la población de los estados donde habitan. El informe destaca el riesgo que supone para la salud de los pueblos indígenas la contaminación generada por el desarrollo incontrolado de los países en los que viven y por los abusos a los que se ven sometidos y que afectan a su estado psicológico. Por ejemplo, los nativos americanos son 600 veces más vulnerables a contraer la tuberculosis y un 62 por ciento más propensos a suicidarse, según las cifras recogidas en el documento. Y en Ecuador, estas comunidades tienen un 30 por ciento más de probabilidades de desarrollar algún tipo de cáncer, mientras que el 50 por ciento de los indígenas del mundo padecen diabetes, según datos del estudio.

“Los pueblos indígenas sufren las injusticias históricas, incluida la colonización, la expropiación de sus tierras, recursos, la opresión, la discriminación y el excesivo control sobre sus formas de vida. Su derecho al desarrollo ha sido negado durante mucho tiempo por los estados coloniales y modernos en pro del crecimiento económico”, señala uno de los autores del estudio.

Países como Malasia, Indonesia, Tailandia, Ruanda, Burundi, República Democrática del Congo o Colombia, no han proporcionado una indemnización económica justa a los indígenas por la expropiación de sus territorios. Se denuncia que en muchos casos se ha violado su desarrollo en pro del crecimiento económico de los estados coloniales y modernos.

Existe recelo por parte de la ONU a denominarlo de una manera tan categórica, tal vez porque la función de Naciones Unidas es poco más que la de redactar informes y declaraciones a los que ningún gobierno hace caso, pero soy de la opinión que lo que se esta cometiendo con los pueblos indígenas del planeta no es otra cosa que un genocidio. El desarrollo económico, la búsqueda de materia primas por parte de las multinacionales, la permisividad y el silencio de los gobiernos locales y del resto del mundo, junto con el pasotismo de todos nosotros, esta a punto de poner el colofón al mayor genocidio de la historia de la humanidad, empezado varios siglos atrás por las potencias colonizadoras.

Nos hemos ido convirtiendo poco a poco en sociedades que tienden a encerrar la Vida en pequeñas estancias destinadas al espectáculo recreativo de los seres que las habitan. Hemos sido capaces de anteponer nuestro desarrollo a la sostenibilidad de nuestros ecosistemas y planeta, y en nuestro afán de mayor bienestar nos hemos olvidado que la Vida no esta sujeta a nuestra existencia, sino todo lo contrario.

6 comentarios:

Graciela

Los aborígenes se enferman cuando le sacan de su entorno, el hombre 'blanco' lleva consigo virus que su sistema inmunológico desconoce.

A la ONU no le preocupan, solo hacen un llamadito cada tanto...tampoco a los funcionarios presidentes y demás, sí los consideran primitivos, intrascendentes, no saben lo que se pierden!

Abrazos!

eko

Hola Graciela.

Algunos países incluso llegan a negar la existencia de algunos pueblos que aun no han tenido contacto con la civilización. La verdad es que es lamentable que tenga que llegar el día en que tengamos que saber de esas culturas sólo a través de los museos y los arqueólogos.

Un abrazo.

lenore

Eko es verdad todo lo que cuentas , aunque pareciera de ciencia ficción. El sabado pasado estaba viendo una pelicula basada en hechos reales "Cerca de la libertad", en donde 3 niñas aborigenes de Australia, huyerón para poder reunirse con sus familias y los colonizadores, decian que les estaban salvando de ellos mismos al tenerlas como esclavas.

Eko aqui en México el gobierno poco ayuda y por temporadas a los indigenas que quedan, ellos subsisten de las artesanias que hacen y en muchas ocasiones vienen a las ciudades a trabajar.

Ahora y con el renacer del orgullo de nuestras raices, ya la gente los trata mejor y no se les descrimina de la misma forma que antes.
Aunque claro, nunca falta el ignorante que los mire con desprecio o desconfianza.

Yo estoy sumamente orgullosa de que por mis venas corra sangre de esas maravillosas culturas mayas, soy muy orgullosa de ser Mexicana.

Un abrazo amigo.

SOLO DE INTERES

El 20% es numero muy grande ya larmante, lamentablemente tambien falta como tu indicas tambien ataca otros en "otros ámbitos como el acceso a la educación, la reducción de la esperanza de vida, la exclusión de los sistemas de salud públicos y su vulnerabilidad ante la existencia de conflictos internos" los indigenes en Guatemala cada vez son menos, o por que no sobreviven o porque se van ladinizando y perdiendo sus costrumbres y tradiciones. Es espeluznante tambien el dato de los nativos americanos, un 62 por ciento más propensos a suicidarse. Datos para refleccionar y exigir que se hagan mejoras. Un fuerte abrazo

eko

Hola Lenore.

Es importante no olvidar nunca las raíces y proteger las culturas más débiles. Protegerlos es proteger vuestra identidad como nación y es obligación de vuestros dirigentes el buscar los medios para que los intereses económicos no primen sobre los humanos. Es una pena ver todas las culturas que se han perdido y el esfuerzo que se hace ahora por recuperar antiguas sabidurías y conocimientos. No sólo es importante protegerlos sino denunciar las barbaridades que se comenten contra ellos y hacer que el resto del mundo las conozcan. Yo por ejemplo sabia bien poco de todo esto, y conocer los datos me han dejado helado, no pude evitar escribir sobre el tema, era demasiado importante para obviarlo y dejar que pasara por mi conciencia como si nada.

Un abrazo amiga.

eko

Hola Solo de Interes.

Espero que el informe de Naciones Unidas sirva para algo más que simplemente darnos información y se haga algo al respecto. No podemos estar cometiendo los mismos errores eternamente porque llegará un día en que nos lamentemos y paguemos las consecuencias. Las diferentes culturas enriquecen el mundo. No sólo hay que protegerlos sino que aprender de ellos, tienen mucho que enseñarnos.

Un abrazo y muchas gracias por tu comentario.

Los comentarios nacen de la reflexión, ejercicio este muy recomendado. Hazlo con educación y sus efectos serán mas gratificantes.