Valemos tanto como gasto provocamos

Un día, de repente, en algún despacho, un ministro de algún gobierno, se puso a mirar las cuentas del Estado y comprobó que el gasto debido a las enfermedades que provocaba el tabaco, era superior a los ingresos que se recaudaba por los impuestos con que se cargaba. Así que llego a la brillante deducción de que el tabaco mata. La lucidez que de repente sufrió el personaje pareció iluminar al resto del mundo, y todos se pusieron manos a la obra; el tabaco debía ser erradicado de la sociedad. Desde entonces, las campañas anti-tabaco y las restricciones a su consumo se han ido incrementando con el tiempo.
prohibido fumar
Que el tabaco mata, era algo que se sabia mucho antes de que comenzara la guerra contra su erradicación, pese a los informes "científicos" que las tabacaleras ponían encima de la mesa, intentando demostrar que no tenia relación con el incremento del cáncer de pulmón y garganta. Pero los gobiernos sólo se pusieron manos a la obra cuando comprobaron el descuadre de sus cuentas. Lo que me lleva a la cuestión de si los gobiernos de verdad se preocupan por sus ciudadanos o por su estado de cuentas. El tabaquismo cuesta al sistema sanitario más de 5.000 millones de euros al año, cantidad nada desdeñable cuando estamos viendo los recortes que esta haciendo el gobierno para solventar la crisis. De todas formas muchos pensaran que el motivo no es económico sino de salud, y aunque es una realidad incuestionable que el tabaco ejerce una influencia fatal en nuestra salud, no es menos incuestionable que otros factores influyen en el aumento del cáncer en las sociedades modernas, y sin embargo no son contrarrestados con la misma vehemencia. Un ejemplo lo tenemos en un estudio realizado por la Universidad de Liverpool, que alerta de que los riesgos de contraer cáncer por efecto de la contaminación ambiental son mayores de lo que se pensaba hasta ahora, particularmente en los casos de cáncer de pecho, testículos y próstata. Nos advierte especialmente de los llamados organoclorinos, que se encuentran en los pesticidas utilizados en las cosechas y en los plásticos. Afectan especialmente a niños, jóvenes y bebés: su desarrollo puede verse afectado incluso desde el vientre materno y durante la lactancia (la leche materna lleva los contaminantes), por lo que pueden nacer con una tendencia inusual al desarrollo del cáncer a lo largo de su vida. Esta claro que hasta que las enfermedades que causa la contaminación ambiental no supere en gasto a los ingresos de la sociedad capitalista y los gobiernos, no se hará nada en serio para erradicarlos. Mientras tanto seguiremos sufriendo cáncer de todo tipo, lejos del provocado por el tabaquismo, amparado en una hipócrita cuenta de resultados económicos.

Tengo serias dudas de que nuestro gobierno ni ningún otro tenga interés real de eliminar el consumo del tabaco. Estoy más por la creencia de que su único interés radica en equilibrar las cuentas y que los gastos no superen a los ingresos, más cuando aun existen zonas en nuestro país con una importante dependencia del cultivo de tan adictivo y fatal producto, convirtiéndonos en el tercer país cultivador de tabaco de la Comunidad Europea, con cerca 25.000 familias que viven directa o indirectamente de este negocio y que, paradójicamente, han estado recibiendo subvenciones por parte de la UE. Las subvenciones no vienen para que haya un cambio de modelo económico en la zona e ir abandonando la producción de tabaco, sino porque el cultivo no es del todo rentable y lo que se busca es que los empleos no se pierdan. Supuestamente a partir de este año 2010, las subvenciones se reducirán un 50% y se barajó que sean las propias arcas del Estado las que aporten el dinero necesario para hacer rentable el cultivo y que después esos fondos se recuperen a través de las inversiones europeas en desarrollo rural. Así que el tabaco cuesta dinero al estado y los ciudadanos por partida doble.

Al final, nuestra vida vale tanto como el gasto que supongamos en el erario público. Todos aquellos males que no supongan un gasto a los gobiernos, no suponen un problema real, pese a las historias particulares que hablan del dramatismos de muchas circunstancias.

6 comentarios:

Graciela

A los gobiernos no les importa, si los pesticidad nos están matando, en nuestro país tenemos que son grandes sembradores de soja los funcionarios, no irían contra su negocio!

Aquí la ley ha funcionado muy bien, no se fuma en lugares cerrados, fumo y para ello tengo que hacerlo fuera; creo que es algo que nos ha llamado la atención a todos, porque cada vez que se implanta algo salimos a gritar no no no!

Luego de presenciar la cirugía de pulmón de mi papá, mirar el estado en que se encontraba, me dije 'seguro lo dejas!' no fue así.
Ha tenido una suerte de aquellas! vive perfectamente, hasta parece que el pedacito que le ha quedado se ha expandido.
Durante 3 años, por la bendita burocracia, permaneció con el mismo, hice juicio, un especialista en cirugía de tórax lo operó.
Es muy dolorosa la cirugía, aunque con él utilizaron una técnica de no habrir todo...hasta llegó a decirme 'por tu culpa estoy sufriendo' luego de ella, en la sala de espera. La gente me miraba como diciendo qué habrá hecho!

Saludos Eko y a toda la familia :)

lenore

Eko a los gobiernos no creo que les importe en realidad si dañan al ser humano ciertos productos, ellos solo ven las ganacias economicas.
Lo demas creo es pura pantalla, para hacerse los preocupados.

Aparte creo que este habito de fumar es de los peores en cuanto a salud, mis padres desde que recuerdo fumarón.

Un abrazo para toda la familia.

eko

Hola Graciela.

Aquí también se ha prohibido fumar en todo local público cerrado buscando proteger a los no fumadores. Lo que no parece que tengan mucha voluntad de evitar es el uso de los pesticidas o de los plásticos. Si a eso le añadimos los aditivos y conservantes en la alimentación con propiedades cancerígenas y el cultivo de transgenicos, nos quedamos más o menos como estábamos, con el aumento año tras año del número de afectados por cáncer. Habrá que esperar muchos años y muertos aún para que se tomen medidas en serio, y siempre basadas en el interés económico y nunca de salud.

Un abrazo amiga.

eko

Hola Lenore.

Es triste repetir entrada tras entrada que existen cosas más importante que la salud y la vida humana. Todos conocemos y aceptamos lo poco que importamos a nuestros dirigentes con una resignación asombrosa. Así va el mundo.

Espero que estés un poquito mejor. Un abrazo amiga.

Felipe

Es muy cierto lo que dices.No es que de repente el Gobierno tenga informes técnicos que le dicen que el tabaco produce cáncer y que,a la postre,mata.

Lo que sucede es que ha tirado de calculadora y las cuentas no le cuadran,y como ahora todo deber de cuadrar en ingresos y gastos el Gobierno se arremanga y nos dice que seamos buenos y le hagamos caso y que cuida de nuestra salud.Son los grandes propietarios de nuestra salud y por ello,porque les pertenece,se han empeñado en que ésta sea lo más saludable.

Sacaron un ley que no ha funcionado y ahora vuelven a la carga con más energía.Ingenuamente me pregunto;a la segunda irá la vencida? Para mí que no por más paternalistas que se pongan.Ojo, paternalistas en el ahorro sanitario
__________________________________________

Saludos

eko

Hola Felipe.

Somos dígitos en una calculadora, un bien prescindible. Poco importa restar unos cuanto miles de vida si la cuenta de resultados económicos sale de los números rojos. Además visto la cantidad de fumadores que existen, y como en esta vida todo es dinero, ha nacido otro importante nicho de negocio en los fumadores que quieren dejar de hacerlo. No hay parcela de nuestras vidas que no estén diseñadas para ser explotadas económicamente.

Gracias por tu opinión. Saludos.

Los comentarios nacen de la reflexión, ejercicio este muy recomendado. Hazlo con educación y sus efectos serán mas gratificantes.