Buscan la excusa ideal para acabar con los medicamentos genéricos

El acuerdo comercial contra las falsificaciones que negocia la Unión Europea y 10 países entre los que se encuentran Estados Unidos, Canadá, Japón, Australia y Nueva Zelanda, podría crear "nuevas barreras a la exportación de medicinas genéricas" a las naciones pobres. Esa es la advertencia que lanza Rohit Malpani, asesor de la filial estadounidense de Oxfam.

El Acuerdo Comercial Anti-Falsificación (ACTA, por sus siglas en inglés), aspira con acabar con el comercio de productos falsificados, entre los que se encuentran las medicinas. Además fortalece las potestades de los funcionarios aduaneros en los países signatarios, para confiscar mercaderías falsificadas. Los críticos del acuerdo advierten que, al no distinguir con claridad entre las medicinas falsas y las genéricas, que son legales y cuyas patentes a menudo son objeto de disputa, el acuerdo llevará a que se confisquen erróneamente las segundas, cuando van camino a los países pobres, donde son de suma importancia para la vida de millones de personas.

El Trips (Acuerdo sobre los Aspectos de los Derechos de Propiedad Intelectual Relacionados con el Comercio) solamente permite que las medicinas genéricas se vendan en el mercado interno del país en desarrollo que las produce, sólo bajo ciertas circunstancias y siempre a cambio de que al dueño de la patente se le paguen las regalías correspondientes. De ahí que se susciten problemas cuando las naciones pobres, que no pueden fabricar sus propios genéricos, se los compren a países en desarrollo más grandes, como India, y mientras están en tránsito esas medicinas ingresen a un país donde la patente está activa. Ese fue el caso de una medicina antirretroviral, el abacavir, enviado desde India a Nigeria pero interceptado en Holanda. El laboratorio GlaxoSmithKline, dueño de la patente, no quiso iniciar una acción legal, pero las autoridades aduaneras holandesas remitieron el caso a la justicia penal.

La “falta de transparencia” que ha rodeado la negociación del ACTA desde el año 2007 es “completamente inaceptable y aumenta las sospechas que el acuerdo que se negocia obedece a intereses corporativos”, y bajo esta circunstancia “sólo podemos asumir que el texto final podría causar gran daño en países en desarrollo y en el balance entre la protección de la propiedad intelectual y la necesidad de proveer medicinas asequibles para la población en pobreza […] es inaceptable que los países negocien nuevas normas internacionales en propiedad intelectual sin tomar en cuentas las necesidades de salud pública de los países que podrían ser afectados”, señaló el asesor político de la ONG, Rohit Malpani.

Cabe esperar que las multinacionales farmacéuticas se amparen en la lucha contra la falsificación para continuar su batalla por el monopolio de la salud en el mundo. Un número reducido de países interesados en no perder ingresos, y las organizaciones que defienden la propiedad intelectual, deciden la muerte de millones de personas de los países pobres, sin supervisión de organismos internacionales y sin supervisión democrática, caldo de cultivo ideal para que los lobbies impongan sus intereses.

Sin duda, los derechos intelectuales dejan bien a las claras el poco intelecto y escrúpulos de quienes le sacan rentabilidad.

Fuentes que interesan leer:
- El Acuerdo Comercial Anti-Falsificación – Resumen de Elementos Clave que están en Discusión
- Acuerdo de Comercio de Antifalsificación (ACTA) y con ella las Corporaciones del Imperio aplastan la Soberanía de los pueblos del mundo
- Propiedad intelectual, golpe de Estado a la OMPI
-La novena ronda de negociaciones del Acuerdo Comercial Anti-Falsificación (ACTA) acaba de terminar en Lucerna, Suiza.

2 comentarios:

Graciela

Amigo, hace unos meses se ha destapado la olla por estos lados, falsificaban los oncológicos y otras drogas imprescindibles. Ha quedado la sensación, si muchas personas se hubieran salvado de consumir los medicamentos verdaderos.

Por otro lado, hemos probado con los genéricos y no resultan como los originales -para llamarles de alguna forma-.

Solo hay que pedir salud, entre la imcopetencia de algunos profesionales médicos y los medicamentos, es todo un tema.

Tengo la gran suerte de contar con una farmacia amiga, una de mis hijas ha pasado por un mal momento, las drogas son costosísimas, me permiten pagarlas como pueda.

Ya podrían ponerse las pilas los Laboratorios! creo que es una utopía pensarlo.

Buen domingo en la casa :)

eko

Hola Graciela.

El problema parece ser que el acuerdo al que pretenden llegar no distingue entre medicamentos falsificados y los genéricos. Estos últimos son igual que los de las farmacéuticas, pero despojados de la marca que lo que de verdad encarece el producto.

Las farmacéuticas hacen de la salud un gran negocio y eso excluye a personas que no pueden pagarlo, jamás debería consentirse eso, también te digo que en los países como el mio el gasto en medicamentos es exagerado, más de lo necesario, y habría que buscar la forma de reducirlo mediante la concienciación de sus ciudadanos.

Un abrazo

Los comentarios nacen de la reflexión, ejercicio este muy recomendado. Hazlo con educación y sus efectos serán mas gratificantes.