Sólo Madre

Llevo escrito en mis manos los largos años de trabajo que dio cuidaros, dibujado en mi rostro las largas noches en  vela esperando vuestro regreso, sin embargo me despreciaís porque veis en mi la vergüenza al sometimiento machista. Os aliementé con el maná sagrado que brotaba de mi cuerpo cuando no podiais valeros por vosotros mismos, y no descuidé mi atenta vigilancia en las noches que enfermasteis. Limpié lo que ensuciasteis, cosí lo que desgarrasteis, os vestí y alimenté mientras estuviesteis bajo mi protección, y ahora me mirais y sólo veis una mujer que no ha llegado a nada en la vida, aunque yo sienta que lo tengo todo cuando os tengo a mi alrededor, sanos y salvos.

Es cierto que no alcance altos puestos de empresa, pero estuve al mando de la mayor de todas, la familia. Quizás no me quede más remedio que lucir las arrugas que otras disimulan en el quirofano, por pensar en vosotros antes que en mi. Jamás me veran como una mujer agresiva que combate en un mundo de hombres, pero necesitarian arrebatarme violentamente la vida antes que permitir que alguien os hiciera daño. No disfruté de una vida de fiestas y largos viajes, ni esa libertad de las que colman las portadas, pero nunca me sentí tan libre y realizada como cuando aprendisteis a valeros por vosotros mismos. No recibí nunca un salario, ni me promocionaron para un puesto mejor, tal vez porque no exista riqueza mayor que vuestro cariño y gratitud, ni puesto más alto que la que ostenta la vida en sus entrañas.

Ahora sin embargo, nadie quiere este sacrificio en relevo, nadie quiere llorar con mis ojos, ni beber el miedo a perder lo engendrado. Solo piden libertad para ser esclavas de los horarios y los estereotipos, e igualdad para adquirir los mismos vicios que siempre han criticado. Yo no se si elegí o eligieron por mi, pero no me avergüenzo de lo que fui ni soy, asi que ¿porque se averguenza ahora de mí esta misma sociedad a la que le di la vida?.

No quieras convertirme en hombre para darme la igualdad, dejadme seguir siendo mujer y sólo madre si así lo deseo, sin tener que avergonzarme por ello. No me trates de sometida desde tu cárcel de prejuicios sólo porque cambiaron el color de tu celda. Al fin y al cabo, tú estas aquí porque alguien alguna vez pensó que podía ser algo más que sólo una mujer.

Fdo.: Sólo una madre

10 comentarios:

Felipe

Es tiernamente hermoso.La vida,la existencia es sólo lo que poeseemos y tenemos el derecho inalienable de vivirla como queramos y con quien queramos.

Hoy más que nunca se necesita poner en valor el esfuerzo de todas esas mujeres que en precarias condiciones humanas hicieron de su hogar y su familia un lugar transitable y cálido.

Eslo más hermoso que he leído en los últimos tiempos.¡De verás!

lenore

Eko me ha conmovido mucho esta entrada, aveces pasa esto que aqui se habla y es muy triste. Es triste e injusto que aveces son otras mujeres las que ven mal a las mujeres que se dedican solo a ser Madres, como si esto fuera tan fácil de hacer. Ser Madre conlleva multiples tareas que no cualquier mujer esta dispuesta a hacer y más tiempo del que se pudiera imaginar, por que para ser Madre no hay turnos, ni horarios es a tiempo completo, sin vacaciones. Es una labor de toda una vida.

Un abrazo muy, muy fuerte amigo.

Javier Sanz

Una madre ejerciendo de madre es lo más grande.
Sacrifican y condicionan su vida por los hijos.
Sólo una madre, no... me parece poco.

GENIAL

eko

Hola Lenore.

Si una mujer decidiera ser madre y dedicar su vida a su familia, muchos y sobretodo muchas lo verían como algo del pasado, retrogrado. Pero lo realmente retrogrado no es que una mujer decida dedicarse a su familia a tiempo completo, sino que a un hombre no se le permita hacer lo mismo. Si ya esta mal visto en una mujer, en un hombre es casi un pecado mortal.

Un abrazo querida amiga.

Graciela

El oficio de ser mamá, vapuleado tantas veces.
En mi último trabajo, me echaron luego de 19 años, me encontraba encarcelada entre varias mujeres que hablaban todo el día ¡cómo ser joven hasta la ancianidad!...algunas amigas me han quedado, son aquellas que volvían a la casa a ser mamás y que como yo necesitaban y necesitan del dinero.

A los 50 me siento un poco cansada de salir afuera, lo hice desde los 14 hasta los 46; ahora cuento con la ayuda de mis hermanos, una vida muy sobria, dos hijas hermosas, mis perras, las plantas.
Sí necesito dinero propio, pero me estoy armando poco a poco de nuevo :)

Saludos Eko!

eko

Hola Felipe.

Muchas gracias Felipe por tus palabras. Entiendo que muchos valores que se entienden por tradicionales puedan parecer desfasados para los tiempos que corren, y más cuando toca a la mujer, pero creo que en algunos casos caemos en errores que nos pueden llevar a un punto critico. Se tiende a relacionar ser madre y vivir para su familia como no ser una mujer "moderna" y liberada. Me parece muy triste la imagen que se da de esas mujeres a la que la sociedad le debe todo.

Saludos amigo.

eko

Hola Javier.

Pienso como tú. "Sólo", es para diferenciarlas de las que quieren ser madres y trabajadoras o sólo trabajadoras y nunca madres. Sólo Madre, es decir mujer superlativa.

Saludos.

eko

Hola Graciela.

En nuestro caso hemos sido los dos quienes hemos decidido estar en casa, y moldear nuestra trabajo en torno a la vida que deseamos y no al revés. Yo, como hombre, sólo puedo hacerlo gracias al apoyo de mi mujer que entiende que sea así, porque los demás no entienden que un hombre desee estar en casa con sus hijos y mujer antes que trabajando todo el día fuera. Lo triste es que eso pase ahora también con mi mujer, e imagino que con muchas más, que muchos y muchas no llegan a entender, incluso miran con desprecio, que opte por estar con sus hijos y marido antes que pasar fuera de casa todo el día trabajando. El dinero hemos comprobado que siempre llega en la medida que lo necesitamos, ni más ni menos, lo demás es sólo artificio y superficialidad al que no estamos dispuestos a plegarnos.

Un abrazo amiga.

Fazulas

Ver lo que una madre puede dar por uno de sus hijos, es lo más bonito que se puede ver en esta vida.. precioso texto..

Adrián J. Messina

Me has conmovido, me resulto muy emocionante y enternecedor.
No hay fuerza que se le compare a la de una madre... Son las verdaderas reinas de la selva... las verdaderas leonas.
Un gran saludo.

Los comentarios nacen de la reflexión, ejercicio este muy recomendado. Hazlo con educación y sus efectos serán mas gratificantes.